Archivo de etiquetas| campo

Antigua Azucarera de El Tarajal, Málaga

Antigua Azucarera Tarajal Malaga

Descubrí la Antigua Azucarera abandonada de El Tarajal, en Málaga, cuando me mandaron a trabajar en un polígono industrial cercano.

Antigua Azucarera Tarajal Malaga

Me encanta fotografiar lugares históricos y abandonados, como la Antigua Prisión Provincial de Málaga. Así que no podía faltar a mi cita con este nuevo descubrimiento.

Fachada Azucarera Tarajal Malaga

El día elegido me puse en camino junto con mi hijo mayor. La azucarera está rodeada por un muro, pero esperaba tener la suerte de que viniera alguien a abrirnos.

Portales Antigua Azucarera Tarajal Malaga

He aquí una foto de unos portales abiertos al exterior pero en realidad, se trata de un patio interior, al que se accede metiéndose por un agujero en la pared.

Antigua Azucarera Tarajal Malaga

¡Y estuvimos de suerte! Al poco rato de llegar allí se presentó un grupito de granjeros. Utilizaban las instalaciones de la azucarera como un establo donde guardar sus manadas de caballos.

Caballos en Azucarera El Tarajal Malaga

Al principio del siglo XX España fue el mayor productor de azúcar de todo el continente europeo. De modo que la industria azucarera avanzó muy rápido y se convirtió en una de las industrias más importantes del país. Decenas de azucareras fueron erigidas por todo el territorio nacional.

Deposito de agua Azucarera Tarajal Malaga

Interior Deposito de agua Azucarera Tarajal Malaga

El antiguo depósito de agua, ya seco.

Chimenea Azucarera Tarajal Malaga

La (ahora antigua) Azucarera de El Tarajal, Málaga, fue construída en 1931 y para que no hubiera lugar a dudas, esta fecha está grabada en la chimenea junto con la insignia “AMET”, lo que vendrá a referirse, me imagino, a lo que sería la empresa constructora de la fábrica.

Grafiti en un Lateral Azucarera Tarajal

Grafiti en un lateral de la Antigua Azucarera de El Tarajal.

Interior Azucarera El Tarajal Malaga

La que fuera una vez una verdadera maravilla arquitectónica, ostentando paredes vestidas de suntuosos azulejos y un aire algo formal, portentoso y clasicista, la Azucarera de El Tarajal fue construída por la familia Larios, familia importante y de gran influencia que dio su apellido a la calle principal de la ciudad de Málaga.

Detras de la Azucarera Tarajal Malaga

Después de la Segunda Guerra Mundial, los europeos empezaron a importar el azúcar desde Latinoamérica, por ser más económico, y ya nadie quería azúcar de España. De modo que todas las azucareras españolas se vieron obligadas al cierre, a los estragos del abandono, el olvido y el vandalismo.

Letrinas Azucarera Tarajal Malaga

Suponíamos que éstos serían las letrinas. Estaban tan indescriptiblemente asquerosos que ni siquiera nos acercamos para averiguarlo.

Interior Antigua Azucarera Tarajal Malaga

Podéis estar seguros de que ¡de ninguna manera querrías tú tocar ni una sola cosa en este lugar hediondo! Nosotros nos esmeramos por tocar lo mínimo posible, aunque al acceder al interior del recinto a través de unos agujeros en la pared, ya que no había puertas abiertas, fue inevitable ensuciar las manos un poco.

Antigua Azucarera Tarajal Malaga

Me había ido con mi hijo mayor, lo que resultó ser una idea fantástica porque él se entretenía charlando con los granjeros mientras yo sacaba fotos. Los granjeros tienden a ser muy lacónicos, y no pierden mucho tiempo pensando en las cosas, rumiando o dándoles vueltas a las cosas. O por lo menos, eso parece ser la idea que a ellos les gustaría trasmitirnos.

Detras de la Antigua Azucarera El Tarajal Malaga

De modo que charlaban muy poco acerca de la azucarera con mi hijo. Por lo general ignoraban su historia y su significado, limitándose a exclamarle a mi hijo:

– ¡Si no es más que un gran establo!

Por decir verdad, soy un poco ignorante y no sé muy bien qué apariencia podría tener la caña de azúcar. Pero supongo que sería lo más lógico encontrar esta planta en los alrededores de una azucarera, ¿no os parece?

Caña de azucar El Tarajal Malaga

Mi hijo me confesó que había encontrado la excursión un poco aburrida. Así que, para premiarle por su paciencia, ¡le llevé a tomarse una Coca Cola jaja!

Caballos en la Azucarera El Tarajal Malaga

Si os ha gustado esta entrada (¡y espero fervientemente que sí!), tal vez os puede interesar:

La Antigua Prisión Provincial de Málaga

Incursión en blanco y negro

El genio de Antonio López Díaz

Incursión en blanco y negro

Después de la entrada del otro día, hoy se me quedó el gusanillo de seguir blogueando, royéndome por ahí, así que decidí meterme a visionar blogs por internet a ver si me inspiraba alguno.

Y vaya si me he inspirado. En unas fotos en blanco y negro, muy clásicas y elegantes, obra de algunos blogueros fotógrafos profesionales y muy apañaos. Así que puesta a tratar de imitarlos, y es que los tintes del “sincolor” les confieren a las fotos un aire algo retro y artístico. Vean por sí mismos. Claro está, se nota es un primerísimo intento de acercamiento a la fotografía “artística” y como tal, no hay fotógrafo que valga que vaya a tenerme envidia pero bueno, como primer intento……

Estanque parque

Aunque resulta que esto es un parque, la mayoría de estas fotos provienen de jardines particulares pertenecientes a amigos camperos, es a decir, personas con la dicha de disfrutar de vivir en pleno campo.

Arbol en jardin privado

Jardin privado

Si bien este jardín que veáis a continuación, dista mucho de ser un jardín privado pues para nuestra alegría es un espacio abierto para todo el público, donde vamos muchas personas a disfrutar de un día al aire libre en Torremolinos.

Parque de la Bateria Torremolinos

De nuevo un jardín privado, un espacio íntimo, un poco salvaje y descuidado dominado por naranjos y otros cítricos (además de los gatos, que no pueden faltar en un jardín andaluz).

Naranjo y gato

Y es que se puede gozar de la naturaleza en blanco y negro también.

Surfero solitario

¡Un besiño a tod@s, y gracias por leerme!

Si os ha gustado esta entrada (¡cosa que espero fervientemente!), tal vez os puede interesar:

29M, Jornada de huelga…… ¿o de procesiones?

Cómo ocupamos los findes

Fotografías de una vida típica (siguiente entrada)

Selwo Aventura

Paseo de las jirafas

Buenos muy buenos pero que muy buenos días a todos de nuevo. He decidido desviarme un poco del tema de Barcelona y dedicarme hoy a otros lugares iguales de guay, donde también hay mogollón de cosas divertidas para hacer y ver, y además que quedan por aquí por casa, como se dice.

Pero no hay que agobiarse, si las entradas sobre Barcelona son lo que más te mola, tendrás más oportunidades. Otro día retomaré aquel hilo, incluyendo esa misteriosa palmerita ubicada en algún lugar secreto en pleno centro de la ciudad, y cuya foto aparece en la entrada que sigue inmediatamente a ésta. De modo que, te recomiendo encarecidamente que no pares de leer cuando termines con este artículo sino que sigas más adelante, y descubrirás más entradas nuevas.

Hoy me apetecía charlar sobre los parques safari. Últimamente, al parecer, hay una gran polémica acerca de los zoológicos y de si es realmente ético mantenerlos. Ahora bien, yo personalmente siento que no hay que agrupar peras con manzanas y echar a los zoológicos junto con los parques safari, puesto que las infraestructuras y la manera de montar cada uno de estos 2 tipos de atracciones son bastante distintas. En un parque safari, los animales vagan con relativa libertad y a su aire, gozando del uso de una gran extensión de terreno, a diferencia de los zoos, donde los animales se encuentran encerrados en jaulas.

En los parques safari, también han demostrado un gran afán por defender las especies protegidas y cuidar de pequeños bebés huérfanos que de otro modo se habrían muerto, abandonados a su suerte en la selva o en otros entornos salvajes.

Aquí mismo muestro un ejemplo de aquello de lo que estoy hablando. Se trata de unos animalitos que fueron rescatados por nuestro propio parque safari de Selwo Aventura, en Estepona:

Macacos de Berbería

Lo que se explica, aquí en el texto de este cartel radiante de claridad, es la historia de unos macacos de Berbería, que son una especie de monillo sin rabito oriundo del norte de África, los cuales son famosos ahora por correr en libertad por todas partes de Gibraltar. Estos individuos fueron rescatados de los hogares de unos ciudadanos particulares, quienes los guardaban como mascotas, luego de haberlos llevado de contrabando de sus lugares de origen en el norte de África. Se trata de una especie en peligro de extinción, por lo que hay que protegerlos y cuidarlos con mucho esmero.

Macaco de Berbería solitario

Aquí se puede visualizer a uno de estos felices macacos viviendo su vida en el parque safari de Selwo Aventura.

En Selwo, puedes montarte en un jeep similar a los que se usan en los safaris de verdad, en África, y dar un paseo por todo el parque entero recostado cómodamente dentro del jeep. Yo te recomiendo que aproveches y cojas uno de estos jeeps, no por pereza sino porque hace mucho más agradable tu experiencia de la visita al parque. Te permite explorar el parque en toda su extensión, y no perderte ni un solo rincón de este espacio tan sorprendente. Además de que, si fueras a recorrer todo el parque a pie, tardarías varias horas.

Otra muy buena razón para montarte en el jeep es porque hay lugares y áreas que, simplemente, no puedes entrar a pie para explorar por tu propia cuenta. Son zonas donde los animales están morando muy a gusto y en paz, haciendo lo mismo como harían en sus sábanas de origen, descansando en las sombras de los árboles, masticando su comida a su aire, y se sentirían la mar de molestos si tuvieran que lidiar todo el tiempo con una masa de turistas atontados y perdidos.

Jeep

Nosotros vamos al parque safari de Selwo todos los años, es como un peregrinaje. Nuestra rutina es que nos gusta montarnos en los jeeps, dando una vuelta por todo el terreno hasta el último rincón más remoto y perdido, y desde ahí volver hasta la entrada andando.

Ahora bien, no hace falta ser una especie de Bear Grylls para realizar una visita totalmente satisfactoria, ni tener la forma de un atleta olímpico. La ruta de vuelta a la entrada tarda unas 3 horas más o menos, dependiendo del tiempo que piensas dedicar al estudio y a la admiración de las diferentes criaturas con las que te puedes encontrar. Si ves que te fallan los pies, siempre puedes coger un jeep que te lleva sin problemas de vuelta hasta la entrada.

Pero ni falta hace mencionarlo, ¡está claro que es muchísimo más divertido volver andando!

La ruta de la “selva” del parque incluye una travesía por unos puentes colgantes parecidos a los de las películas de Indiana Jones.

Puente colgante

Tienen pinta de ser un poco escabrosos, supongo. Al tío que iba con nosotros en el jeep, un tipo joven, fuerte y machote, le dio cosa subirse a uno de estos puentes colgantes y se dio la vuelta y volvió a la entrada en jeep.

Pero si haces esto no sabes la diversión que te estás perdiendo.

Camello dromedario

A mi hijo mayor le gusta montarse en camello. Lo que pasa es que a estas pobres criaturas les cuida un individuo irascible e iracundo, un verdadero cascarrabias, que siempre está pegándoles patadas a los exhaustos dromedarios para que se levanten.

Le pregunto si no sería mejor, como su cuidador y la persona en quien tienen que confiar, si les hablara con cariño y les acariciara en vez de pegarles, pero sólo me contesta con gruñidos. Me pregunto que quién será la verdadera bestia aquí.

Bebé elefante

Todos los años venimos a Selwo, y el año pasado había un bebé elefante recién nacido.

Elefante mayor

Ahora, aquí tenemos el mismo bebé elefante, un año más tarde. Como se puede notar, está más grande, independiente, redondo. Ya no se le mima ni se le acurruca tanto. Ahora tiene que hacer las cosas por sí mismo. Al igual que nosotros los humanos.

Los elefantitos son muy preciados, porque una mamá elefanta sólo puede tener un único retoño a la vez, y se pasa unos 22 largos meses conectando en comunión íntima con su pequeño en cada embarazo.

El parque safari de Selwo guarda la mayor colección de pájaros exóticos y salvajes de Europa en su aviario. He aquí algunos originales retratos de sus habitantes:

Pájaro exóticoPandilla de pájaros exóticosPájaro exótico en un árbol

Parece cosa fácil, fotografiar a unos ejemplares encerrados y sobre todo tomando en cuenta las dimensiones de algunos de ellos, ¿no? Pero en realidad, no lo es. El que los puedas captar o no, depende mucho de su estado de ánimo y de tu suerte. Y eso es así, porque les encanta esconderse entre el abundante y exuberante follaje y jugar al pilla-pilla con nosotros, disimulándose como camaleones.

Pájaro exótico escondido

A ese grandullón se le caían las babas por todos lados, viendo comer a mi hijo.

Pájaro babosoPájaro hambriento

Pero este ladronzuelo sí que consiguió robarle el sandwich de entre los mismos dedos de su mano a mi niño, de la gula que llevaba.

Pájaro ladrón

Aunque por otro lado, al parecer mi hijo tiende a ser presa fácil de los pajarracos. En el cole las gaviotas acostumbran a hacerle compañía, engatusándole con sus simpáticos gorgoteos hasta que ¡plas! De repente se abalanzan sobre él de forma nada amistosa y se llevan su desayuno de un tirón. Y el pobre se queda con un hambre……………

Vista panorámica de Selwo Aventura

Cómo ocupamos los findes

Soy impredecible, enemiga de las rutinas, de modo que no solemos tener findes “estándar” y acostumbramos a hacer algo distinto cada fin de semana. Si bien la verdad es que últimamente estoy pasando todos los findes encerrada, aislada y ensimismada en casa, ¡escribiendo en este blog jaja! La semana pasada, sin embargo, decidimos irnos de excursión a mi querido campo.                      

Pasé gran parte de la excursión escuchando las quejas de mi hijito: “¡Aaayyy! ¡Que me duele el pie!” “¡Aaayyy! ¡Tengo barro en mi pierna!” “¡Aaayyy! ¡Tengo una pupita!” “¡Estoy cansado! ¡Tengo miedo, hay bichos allí!”

Mi hijo mayor, por el contrario, está de verdad hecho un toro. Yo acostumbraba a arrastrarle a él de senderismo con mis amigos mientras el peque se quedaba en casa de mi ex jugando con las consolas, por lo que el grande está fuerte y resistente como un roble.

Estos últimos días han sido muy raros, con cantidad de niebla y bochorno, como podrían comprobar todos los que han salido por la playa en la noche de San Juan.

Parece que debe de hacer un frío que pela, humedad que se cala en lo profundo de los huesos, ¿a que sí? Pero en realidad el termómetro marcaba unos 30º C. con un calor sofocante.

Aquí en el sur de España tenemos un clima estacional, hay una temporada de secano y una de lluvias. El verano hace seco, o por lo menos siempre ha sido así. Ahora bien con eso de los cambios climáticos y todo eso, ¡pues ya vamos entrando cada vez más a menudo en los libros de los récords!

Fue, sin embargo, un tiempo muy propicio para los paseos por los campos sin riesgo a quemarse, en pleno verano. Incluso tuvimos la suerte de ser agraciados por la Madre Naturaleza con unas gotas de lluvia.

 

 

 

 

 

 

 

No obstante, por la tarde fuimos los desanimados testigos del retorno del astro rey y muy a nuestro pesar tuvimos que correr a escondernos de los elementos.