Archivo de etiquetas| senderismo

Antigua Azucarera de El Tarajal, Málaga

Antigua Azucarera Tarajal Malaga

Descubrí la Antigua Azucarera abandonada de El Tarajal, en Málaga, cuando me mandaron a trabajar en un polígono industrial cercano.

Antigua Azucarera Tarajal Malaga

Me encanta fotografiar lugares históricos y abandonados, como la Antigua Prisión Provincial de Málaga. Así que no podía faltar a mi cita con este nuevo descubrimiento.

Fachada Azucarera Tarajal Malaga

El día elegido me puse en camino junto con mi hijo mayor. La azucarera está rodeada por un muro, pero esperaba tener la suerte de que viniera alguien a abrirnos.

Portales Antigua Azucarera Tarajal Malaga

He aquí una foto de unos portales abiertos al exterior pero en realidad, se trata de un patio interior, al que se accede metiéndose por un agujero en la pared.

Antigua Azucarera Tarajal Malaga

¡Y estuvimos de suerte! Al poco rato de llegar allí se presentó un grupito de granjeros. Utilizaban las instalaciones de la azucarera como un establo donde guardar sus manadas de caballos.

Caballos en Azucarera El Tarajal Malaga

Al principio del siglo XX España fue el mayor productor de azúcar de todo el continente europeo. De modo que la industria azucarera avanzó muy rápido y se convirtió en una de las industrias más importantes del país. Decenas de azucareras fueron erigidas por todo el territorio nacional.

Deposito de agua Azucarera Tarajal Malaga

Interior Deposito de agua Azucarera Tarajal Malaga

El antiguo depósito de agua, ya seco.

Chimenea Azucarera Tarajal Malaga

La (ahora antigua) Azucarera de El Tarajal, Málaga, fue construída en 1931 y para que no hubiera lugar a dudas, esta fecha está grabada en la chimenea junto con la insignia “AMET”, lo que vendrá a referirse, me imagino, a lo que sería la empresa constructora de la fábrica.

Grafiti en un Lateral Azucarera Tarajal

Grafiti en un lateral de la Antigua Azucarera de El Tarajal.

Interior Azucarera El Tarajal Malaga

La que fuera una vez una verdadera maravilla arquitectónica, ostentando paredes vestidas de suntuosos azulejos y un aire algo formal, portentoso y clasicista, la Azucarera de El Tarajal fue construída por la familia Larios, familia importante y de gran influencia que dio su apellido a la calle principal de la ciudad de Málaga.

Detras de la Azucarera Tarajal Malaga

Después de la Segunda Guerra Mundial, los europeos empezaron a importar el azúcar desde Latinoamérica, por ser más económico, y ya nadie quería azúcar de España. De modo que todas las azucareras españolas se vieron obligadas al cierre, a los estragos del abandono, el olvido y el vandalismo.

Letrinas Azucarera Tarajal Malaga

Suponíamos que éstos serían las letrinas. Estaban tan indescriptiblemente asquerosos que ni siquiera nos acercamos para averiguarlo.

Interior Antigua Azucarera Tarajal Malaga

Podéis estar seguros de que ¡de ninguna manera querrías tú tocar ni una sola cosa en este lugar hediondo! Nosotros nos esmeramos por tocar lo mínimo posible, aunque al acceder al interior del recinto a través de unos agujeros en la pared, ya que no había puertas abiertas, fue inevitable ensuciar las manos un poco.

Antigua Azucarera Tarajal Malaga

Me había ido con mi hijo mayor, lo que resultó ser una idea fantástica porque él se entretenía charlando con los granjeros mientras yo sacaba fotos. Los granjeros tienden a ser muy lacónicos, y no pierden mucho tiempo pensando en las cosas, rumiando o dándoles vueltas a las cosas. O por lo menos, eso parece ser la idea que a ellos les gustaría trasmitirnos.

Detras de la Antigua Azucarera El Tarajal Malaga

De modo que charlaban muy poco acerca de la azucarera con mi hijo. Por lo general ignoraban su historia y su significado, limitándose a exclamarle a mi hijo:

– ¡Si no es más que un gran establo!

Por decir verdad, soy un poco ignorante y no sé muy bien qué apariencia podría tener la caña de azúcar. Pero supongo que sería lo más lógico encontrar esta planta en los alrededores de una azucarera, ¿no os parece?

Caña de azucar El Tarajal Malaga

Mi hijo me confesó que había encontrado la excursión un poco aburrida. Así que, para premiarle por su paciencia, ¡le llevé a tomarse una Coca Cola jaja!

Caballos en la Azucarera El Tarajal Malaga

Si os ha gustado esta entrada (¡y espero fervientemente que sí!), tal vez os puede interesar:

La Antigua Prisión Provincial de Málaga

Incursión en blanco y negro

El genio de Antonio López Díaz

Anuncios

Cómo ocupamos los findes

Soy impredecible, enemiga de las rutinas, de modo que no solemos tener findes “estándar” y acostumbramos a hacer algo distinto cada fin de semana. Si bien la verdad es que últimamente estoy pasando todos los findes encerrada, aislada y ensimismada en casa, ¡escribiendo en este blog jaja! La semana pasada, sin embargo, decidimos irnos de excursión a mi querido campo.                      

Pasé gran parte de la excursión escuchando las quejas de mi hijito: “¡Aaayyy! ¡Que me duele el pie!” “¡Aaayyy! ¡Tengo barro en mi pierna!” “¡Aaayyy! ¡Tengo una pupita!” “¡Estoy cansado! ¡Tengo miedo, hay bichos allí!”

Mi hijo mayor, por el contrario, está de verdad hecho un toro. Yo acostumbraba a arrastrarle a él de senderismo con mis amigos mientras el peque se quedaba en casa de mi ex jugando con las consolas, por lo que el grande está fuerte y resistente como un roble.

Estos últimos días han sido muy raros, con cantidad de niebla y bochorno, como podrían comprobar todos los que han salido por la playa en la noche de San Juan.

Parece que debe de hacer un frío que pela, humedad que se cala en lo profundo de los huesos, ¿a que sí? Pero en realidad el termómetro marcaba unos 30º C. con un calor sofocante.

Aquí en el sur de España tenemos un clima estacional, hay una temporada de secano y una de lluvias. El verano hace seco, o por lo menos siempre ha sido así. Ahora bien con eso de los cambios climáticos y todo eso, ¡pues ya vamos entrando cada vez más a menudo en los libros de los récords!

Fue, sin embargo, un tiempo muy propicio para los paseos por los campos sin riesgo a quemarse, en pleno verano. Incluso tuvimos la suerte de ser agraciados por la Madre Naturaleza con unas gotas de lluvia.

 

 

 

 

 

 

 

No obstante, por la tarde fuimos los desanimados testigos del retorno del astro rey y muy a nuestro pesar tuvimos que correr a escondernos de los elementos.